24 sept. 2009

El payaso de las siete y media (cuento)


se preparaba para otra funcion!! el era un payaso muy feliz haciendo su número cómico en dos sesiones distintas, viendo con alegría cómo los niños se reían a carcajadas con sus gracias, cómo las madres se reían con sus chistes, cómo los padres olvidaban sus problemas con sus tonterías. Y como le gustaba mucho su trabajo, lo hacía bien.
cerca de las siete y media Paseaba entre la muchedumbre cantando muy alto y muy mal el era feliz diviertiendo a la gente.
la vida es dura y debemos endulzarla, pensaba,entonces todo los dias a las siete y media salia a regalar sonrisas!!!
un dia entre la gente una figura celestial sonreia y miraba a nuestro payaso con tanta ternura que este se conmovio.se contemplaron un largo rato
era preciosa encantadora. el se dio cuenta enseguida que algo habia sucedido y su corazón empezó a palpitar. Le dedicó sus mejores gracias, ella se reía a carcajadas,todos los dias a las siete y media, se encontraban en esas calles sinuosas ella disfrutaba de sus humoradas luego charlaban largo rato le contaba sus problemas y el se los hacía olvidar asi pasaron los dias las horas los minutos los segundos .. el se enamoró perdidamente.

Nuestro payaso era muy tímido, no sabia como seducir a una mujer ya que el solo sabia hacer reir a los niños y durante varios días intentó demostrarle a ella su amor de muchas maneras diferentes pero no se atrevía a confesarselo , Hasta que llegó el día que se atrevió y se lo dijo de la forma mas poetica y romantica que puede existir frente a un jardin de rosas el inclino su cuerpo y apoyo una pierna en el suelo tomo su mano como los principes a las princesas de los cuentos "te amo, desde la primera vez que te vi quiero estar a tu lado el resto de mi vida, quiero que seas mía para siempre, te ofrezco mi vida, mi alma,mi voz, todo lo que soy ¿queres casarte conmigo?"

Un minuto más tarde, su rostro desencajado caminaba sin rumbo por esas pesadas calles. Las carcajadas de esa mujer habían sido estruendosas, ella, que todavía no estaba segura si era una broma o era en serio, fue a verlo esa misma noche y le dijo con la mayor delicadeza y ternura posible que el era solo un buen amigo.

Un año más tarde el circo cambió de payaso, aunque hacía gracia, había un toque de melancolía en su rostro que incluso los niños notaban, y no se reían, sino que mostraban una sonrisa triste.
el cambio de trabajo se volvio gris y todos los dias a las siete y media se pasea por la muchedumbre ya sin risas ya sin bromas buscando al amor perdido o tal vez ese payaso alegre que una vez fue...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

DEJAME TU HUELLA ....